Saltar al contenidoSaltar al menúSaltar a la busquedaSaltar a la lista de las actualidades

Retrato de Camille Baulant - Universidad Angers

Retrato de Camille Baulant

  • Compartir la página en redes sociales
  • Envia esta página por correo electrónico

    Send by mail


    Separated by coma
  • Imprimir esta página

CAMILLE BAULANT, PROFESOR-INVESTIGADOR EN ECONOMÍA INTERNACIONAL

 

“Ayudar las empresas a seguir competitivas en un mercado mundializado”

 

En el marco de sus investigaciones en el seno del GRANEM, Camille Baulant, doctor en Ciencias económicas y profesor catedrático, se interesa de cerca de las PyME y a los clústeres, estructuras que relaciona en un territorio dado diferentes actores: las PYME, las colectividades territoriales, los centros de investigación, los centros de formación, etc. para incrementar su eficacidad económica.

 

Sin embargo, ella no define su núcleo de negocio en la mundialización. ¿Una posición paradójica? No tan seguro… Está convencida de que las empresas tienen que “pensar globalmente para actuar localmente” y por eso sus investigaciones dan pistas a los “pequeños” para ayudarles a integrar el “patio de los mayores”.

 

Una red para innovar

 

Inventar permanentemente, esto es el secreto del éxito. Pero esto supone inovar en el conjunto de la cadena de la empresa, del marketing hasta el servicio de postventa, y no sólo diferenciarse sobre la gama de artículos.

 

 

Al observar el modo de funcionamiento de las empresas, Camille Baulant notó la importancia de las redes para seguir siendo competitivo. Las relaciones aplicadas para combinar los pedazos de saber son tan importantes como los conocimientos ellos mismos. Las relaciones transversales en la empresa son más adaptadas a la globalización que a la tradicional organización vertical en la cual todo pasa por la vía jerárquica. Estas redes, extremadamente complicadas a poner en marcha, tienen que desembocar en un “todo superior a la suma de las partes” para ser eficaces. El liderazgo económico representa a este título un eslabón imprescindible según la profesora angevina. Tiene que ser dotado de dos capacidades mayores: ver lejos, o sea proyectarse a largo plazo, y asegurarse de que cada miembro tiene interés a cooperar al riesgo de un efecto de inercia (donde el todo sería inferior a la suma de las partes).

 

Explotar la información recolectada

 

La red pasó a ser muy útil para controlar la información, especialmente a causa de la sobrecarga informativa ambiente. Porque se trata de ahora en delante de recolectar los datos brutos (situación económica o política de un país por ejemplo), para transformarla en conocimiento (distinguiendo particularmente lo verdadero de lo falso), y por fin en información útil para posicionarse (invertir o no en este país y ¿bajo qué forma?). El análisis prospectivo también resulta necesario en la toma de decisión. La gestión activa de una red sirve por esa razón para compartir en su seno la información haciéndola circular. Camille Baulant lamenta la lógica del secreto o la falta de abertura hacia el exterior de algunas empresas, que así las privan de nuevas tecnologías y de análisis innovadores. Pero el intercambio de informaciones supone también una protección del patrimonio inmaterial (los conocimientos y las capacidades) con el fin de que las innovaciones sean utilizadas de manera provechosa por la empresa. El depósito de patentes, la participación a comités de normalización los productos o el gran conocimiento en mundo financiero y derecho internacional para utilizar las diferentes reglamentaciones, son otros tantos ejemplos que participan a una protección eficaz.

 

Cooperar y seguir competitivo

 

Camille Baulant anima las PyME a escoger formas de cooperaciones flexibles y adaptadas a sus necesidades: cooperación, subcontratación, clúster, etc. A escala regional, ella trabaja por ejemplo al desarrollo de las cooperaciones en el seno de Vegepolys, polo de competitividad angevino. Intenta convencer a los actores de los “sectores fuerzas” de Angers (turismo, cultura, vegetal, enseñanza superior) trabajar juntos al servicio de una dinámica de territorio, benéfica para todos.

 

Las empresas, otra vez en el objetivo de seguir competitivas, convienen diferenciar a corto plazo los tipos de competitividad: mediante los precios, la cualidad, las informaciones. Estas diferentes formas permitirán así poner de relieve las “ventajas competitivas” a largo plazo de las PyME, elaboradas en la distinción de su oferta productiva teniendo en cuenta la demanda y las nuevas formas de cooperación y de competencia. Conservarán de ese modo un paso por delante. Mientras que en el pasado las empresas se focalizaban sobre sus fuerzas evitando así las debilidades y las amenazas, tienen que de ahora en adelante ser capaces de convertir sus insuficiencias en oportunidades.

 

Contacto: Camille Baulant l Laboratorio GRANEM l Correo electrónico (camille.baulant @ univ-angers.fr)